lunes, 23 de noviembre de 2015

Mujer en el Decameron.


Primero, hablaré del papel que desarrolla la mujer en las dos épocas en las que la obra de Boccaccio se encuadra: la Edad Media y el Renacimiento. 

En la Edad Media, el papel que jugaba la Iglesia era fundamental para situar y contextualizar la importancia y la función de las mujeres. La Iglesia tomó muchísimo poder en la época medieval, marcando un sistema social muy rígido con claras diferenciaciones de clases; esta institución tenía reservada para la mujer dos imágenes que pretendía instaurar como como modelo en una sociedad que intentaba ser dominada con mano de hierro: la de Eva y la de María (que significaba la virginidad, la abnegación como madre y como esposa). En esta época, la virtud más importante para una mujer era la castidad, ergo la cuestión de la sexualidad fue ampliamente tratada por el clero. Normalmente la Iglesia trataba de despojar al acto de la sexualidad de goce y disfruto, y el único objetivo del mismo era de la procreación, para poder continuar con la especie. Las relaciones extra-matrimoniales y adúlteras estaban castigados con la pena de escarnio y muerte. 

Socialmente, la mujer de la edad media estaba encuadrada en uno de tres rangos: la mujer noble, la campesina y la monja. 

- La mujer noble era la única capaz de ganar grandes privilegios y reconocimiento. Podía convertirse en el centro del hogar, organizando a sus hijos, sus empleados, y la economía familiar. A pesar de quedarse relegada al típico papel de 'ama de casa', podía tener ciertos privilegios dentro de esa función.

- La mujer campesina medieval, sin embargo, tuvo que soportar una de las condiciones más duras que haya tenido que soportar una mujer a lo largo de la historia (algo que tiene que ver con la percepción de que la mujer tenía muy poco voz y voto en la Edad Media). Además de encargarse de todas las tareas de la casa, tenía también que ocuparse del ganado, del huerto y de las tierras de cultivo, ganando un sueldo pobrísimo con respecto a cualquier otro trabajador. 

- Por último, la mujer que dedica su vida a Dios era normalmente debido a que había cometido algún pecado y había de redimirse, o bien como salida a un casi seguro matrimonio pactado. Estas mujeres se encargaban de defender y cuidar a los pobres, o de traducir obras religiosas a lenguas comunes (que las mujeres hicieran actividades relacionadas con el conocimiento era inusual, de todos modos).

Lo lógico es que la percepción de la mujer cambiase con respecto de la Edad Media al Renacimiento, teniendo en cuenta cómo el hombre se coloca como centro del Universo junto a la razón (humanismo). Pues no: la mujer ocupa el mismo lugar de sumisión y obediencia, y responde a casi los mismos stándares de la época medieval. Se mantiene el binomio Eva-María (pecado vs virtud). Además, los líderes o principales pensadores religiosos de la época seguían despreciando a la mujer, no dando opción a que la población tuviese una corriente de pensamiento alternativa en la cual poder cambiar el status de la mujer. 

Así pues, el Decamerón, como se puede apreciar, es un cambio casi extremo con respecto al papel de la mujer de la época. Boccaccio no estaba conforme con el papel de la mujer de la época, con matrimonios impuestos y sumisión al marido, y trata de dar una vuelta de tuerca: la mujer es una mujer de carne y hueso y posee exactamente los mismos derechos y valores que el hombre. Son capaces de buscar por sí mismas el amor, la libertad, o la aventura, y como iremos viendo a lo largo de la novela, es, incluso, mucho más lista que el hombre durante muchísimos de los pasajes. 

La presencia de la mujer en el Decamerón se puede explicar según tres distintos niveles:

- Como destinataria de la obra, siendo la mujer a quien Boccaccio dedica a su obra, debido a que su objetivo es dar consuelo y entretenimiento a todas las mujeres que, como él, han sufrido por amor. 

- Como narradora de las historias, igualando de nuevo a la mujer con respecto al hombre. No vemos una diferencia de género en los narradores, siendo mujeres partícipes en las narraciones. Boccaccio da voz a siete mujeres para que expresen sus sentimientos a través de las historias. 

- Como personaje de los cuentos: el papel que desempeñan las mujeres descritas en el Decamerón suele ser agudo, hábil, ingenioso y descarado. De hecho, una de las principales figuras que se repite a lo largo de la obra es el de la mujer que comete infidelidades a su marido pero que, aún así, mediante el engaño y la astucia es capaz de salirse con la suya.

Un tema digno de comparación es la igualdad entre mujeres y hombres en el Decamerón y hoy en día. En su obra, Boccaccio los equipara, lo que es un hito para la sociedad de la fecha, pero... ¿lo sería hoy en día? Bajo mi punto de vista, sería casi impensable o un escándalo que la mujer cometiese la cantidad de escándalos y adulterios que hace en el Decamerón. Por fortuna, la mujer ha evolucionado durante la historia a un papel mucho más equidistante con respecto al hombre, y no cabe dudas que en la sociedad actual se ha igualado la balanza mucho más pero, ¿no resulta la imagen de la mujer en el Decamerón algo exagerada? Hoy en día es evidente que la mujer se puede entregar a actividades como el sexo y la búsqueda del amor carnal, pero parece algo exagerado la obsesión que tienen algunas de las protagonistas para poder acostarse con algunos de sus amantes. Sobre este tema, la manera de ridiculizar y utilizar al hombre de manera extremadamente ingenua no me parece del todo adecuada: en el equilibrio está la virtud, y ni mucho menos hoy en día el hombre es tan 'tonto' como para no quejarse de que la mujer le utilice a su antojo mediante la astucia. 

Hoy en día, el rol que disfruta la mujer es el de cónyuge perfecta, pero con muchísima más voz y voto que en otras épocas históricas, y con la capacidad de decidir por sí misma su destino sin estar supeditada a ningún hombre; Boccaccio probablemente, en este caso, quisiera expresar el mismo rol en su obra. No obstante, la mayoría de las mujeres suelen estar encerradas en casa de sus maridos antes de planear sus engaños, siendo las perfectas cónyuges. A partir de ahí, Boccaccio incorpora su elemento burlesco donde trata de mostrar su desacuerdo con la posición social de la mujer. 

En cuanto a cómo es mostrada la mujer en las artes, me centraré en la actualidad, porque desgraciadamente muchas de estos negocios e industrias siguen tratando a la mujer con una mentalidad retrógrada y medievalística, donde simplemente destacan esa 'sumisión al marido' que quería romper Boccaccio con su Decamerón. Esto lo podemos ver en la música, con las insaciables e infumables letras de reggaeton (que, aún así, se convierten en las canciones más bailadas y más escuchadas, alcanzando una cota de fama que la letra no merece) o incluso en el cine y en la lectura, siendo su máximo exponente el ya archiconocido Christian Grey y su manera tan... 'peculiar' de tratar a la mujer. Aquí van varios ejemplos para finalizar con el ensayo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario