sábado, 6 de febrero de 2016

Comentario de texto I - Werther


¡CUÁNTO me alegro de mi viaje! ¡Ay, amigo mío, lo es el corazón del hombre! ¡Alejarme de ti, a quien tanto quiero; dejarte, siendo inseparable, y sentirme dichoso! Sé que me lo perdonas. ¿No parece que el destino me había puesto en contacto con los demás amigos, con el exclusivo fin de atormentarme? ¡Pobre Leonor! Y, sin embargo, no es culpa mía, ¿Podía yo evitar que se desarrollase una pasión en su desdichado espíritu, mientras me embelesaba con las gracias hechiceras de su hermana? Así y todo, ¿no tengo nada que echarme en cara? ¿No he nutrido esa pasión? Más aún: ¿no me he divertido frecuentemente con la sencillez e inocencia de su lenguaje, que muchas veces nos hacía reír, aunque nada tenía de risible? ¿No he?.. ¡Oh! ¡Qué es el hombre, y por qué se atreve a quejarse? Quiero corregirme, amigo mío; quiero corregirme, y te doy palabra de hacerlo; quiero no volver a preocuparme con los dolores pasajeros que la suerte nos ofrece sin cesar; quiero vivir de lo presente, y que lo pasado sea para mí pasado por completo. Confieso que tienes razón cuando dices que aquí abajo habría menos amarguras si los hombres (Dios sabrá por qué los ha hecho como son) no se dedicasen con tanto ahínco a recordar dolores antiguos, en vez de soportar con entereza los presentes.



. . .


En este fragmento que vamos a analizar a continuación Werther escribe a un amigo suyo con el fin de contarle su alegría y lo contento que está por el viaje que ha hecho y el arrepentimiento que siente al no poder corresponderle a Leonor, que estaba perdidamente enamorada de él.

Entonces podemos definir como tema del texto los sentimientos encontrados de Werther en el inicio de su nueva aventura. Se siente con ilusión de empezar una nueva época pero también está triste al no corresponder lo que Leonor siente por él.

Uno de los temas principales en el libro es el amor y, por lo tanto, también lo vemos en este fragmento muy marcado. Con la llegada del romanticismo el cómo se ve el amor en la sociedad cambia mucho ya que el amor se antepone a todo, incluso a la razón. Es más, hay algunos hombres a los que se les considera que tienen un capacidad de amar de manera innata. Pero como en otras muchas obras, como la Celestina por ejemplo, vemos como el amor no es el mismo durante toda la obra. En este caso el amor del que habla Werther no es un amor puro que si llegará a sentir a lo largo de esta obra. Él lo ve como una forma de ocio más que sirve para vivir la vida feliz olvidando el pasado. 

Localizando este texto en el libro de la obra de Werther, nos damos cuenta de que esta es la primera carta que aparece en el libro, con la que se empieza. De las tres partes en las que se divide Werther, Libro Primero, Libro Segundo, y el Editor al Lector, este fragmento le encuadraríamos en el Libro Primero.

Si hablamos sobre las características de este fragmento, tenemos que decir que Goethe convirtió esta obra en epistolar, debido a la cantidad de cartas que hay y en la que se nos cuenta todo tipo de detalles. En esta carta Werther nos cuenta su voluntad de querer abandonar la ciudad ya que no a él no le gusta la sociedad de la que vive rodeado y que a él le gusta más vivir en un lugar fuera del alboroto social.

El tiempo narrativo de esta obra es lineal, no hay saltos en el tiempo (flashback o flashforward) sino que la obra se desarrolla poco a poco con la intención de que el lector no se pierda y se sitúe bien en la historia, pero hay una dato curioso que nos deja con dudas lo antes dicho y es que el tiempo que discurre entre las cartas que manda el protagonista Werther a Guillermo no es el mismo siempre.

El fragmento es narrado en primera persona, pero esto no significa que sea igual en toda la obra, y es que hay tramos de a obra en los cuales aparece la figura del narrador en tercera persona, un tipo que no lo sabe todo ni conoce todos los entresijos de la obra pero nos enseña como se ve a los personajes desde fuera.

El espacio del fragmento es abierto ya que se situa en un lugar inexistente como es Wallheim, como nos deja ver el libro parece un lugar alejado de la muchedumbre y cerca más bien del campo o de un bosque perdido.

Los recursos utilizados en este fragmentos son varios. Me llama la atención el uso excesivo de exclamaciones como en "¡CUÁNTO me alegro de mi viaje!"o "¡Ay, amigo mío, lo es el corazón del hombre!". También destacan las preguntas retóricas como "¿No parece que el destino me había puesto en contacto con los demás amigos con el único fin de atormentarme?" o antítesis en "Quiero vivir de lo presente, y que lo pasado sea para mí pasado por completo". También vemos como hay interjecciones en "Oh, ¡Pobre Leonor!" y anáfora en "Quiero corregirme, amigo mío; quiero corregirme"

Para terminar, si hablamos de los personajes, los que podemos distinguir en este fragmento son el protagonista Werther, el receptor de todas las cartas Guillermo y la no correspondida Leonor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario