domingo, 15 de mayo de 2016

Comentario I: La Metamorfosis


Para ir preparándonos para el examen, vamos a realizar dos comentarios de prueba para que nos sirvan de aprendizaje. Allá vamos con el primero de ellos del checo Franz Kafka y su libro la Metamorfosis.



TEXTO I

Gregor sólo necesitó escuchar el primer saludo del visitante y ya sabía quién era, el apoderado en persona. ¿Por qué había sido condenado Gregor a prestar sus servicios en una empresa en la que al más mínimo descuido se concebía inmediatamente la mayor sospecha? ¿Es que todos los empleados, sin excepción, eran unos bribones? ¿Es que no había entre ellos un hombre leal y adicto a quien, simplemente porque no hubiese aprovechado para el almacén un par de horas de la mañana, se lo comiesen los remordimientos y francamente no estuviese en condiciones de abandonar la cama? ¿Es que no era de verdad suficiente mandar a preguntar a un aprendiz – si es que este «pregunteo» era necesario? ¿Tenía que venir el apoderado en persona y había con ello que mostrar a toda una familia inocente que la investigación de este sospechoso asunto solamente podía ser confiada al juicio del apoderado? Y, más como consecuencia de la irritación a la que le condujeron estos pensamientos que como consecuencia de una auténtica decisión, se lanzó de la cama con toda su fuerza.
Se produjo un golpe fuerte, pero no fue un auténtico ruido. La caída fue amortiguada un poco por la alfombra y además la espalda era más elástica de lo que Gregor había pensado; a ello se debió el sonido sordo y poco aparatoso.
Solamente no había mantenido la cabeza con el cuidado necesario y se la había golpeado, la giró y la restregó contra la alfombra de rabia y dolor. 
– Ahí dentro se ha caído algo – dijo el apoderado en la habitación contigua de la izquierda.
Gregor intentó imaginarse si quizá alguna vez no podría ocurrirle al apoderado algo parecido a lo que le ocurría hoy a él; había al menos que admitir la posibilidad.
Pero, como cruda respuesta a esta pregunta, el apoderado dio ahora un par de pasos firmes en la habitación contigua e hizo crujir sus botas de charol.




En este texto perteneciente al famoso libro de La metamorfosis de Kafka el narrador hace una meditación quejándose de la imagen del apoderado cuestionando varios aspectos relacionados con su forma de comportarse y sobre el poder que tiene a cerca de él.

Como tema del texto podemos enunciar que es la percepción de poder que tiene el apoderado hacia Gregor demostrándola discutiendo su conducta y reaccionando de forma extraña cada vez que entraba en casa. Este tema no sólo está presente en este fragmento del libro, sino que lo encontramos también en otras partes.

Una vez enunciado el tema principal de este fragmento, vamos a referirnos a continuación a los temas de la obra. El poder, ese es uno de los temas más importantes, la autoridad que hay en la sociedad y que Kafka odiaba y trasladó a su obra. Gregor estaba sometido a una dictadura dentro de su horario de trabajo y hasta fuera de él. Tenía que darlo todo cada día, y si alguna vez se retrasaba por algún motivo externo a él, se le castigaba de manera egoísta sin pensar en él.




De hecho, el egoísmo es otro de los temas que vemos reflejados en la obra. Gregor Samsa, protagonista principal de la obra, es sujetado, como si de una marioneta se tratase, por todos los personajes de la historia y aunque él lo daba todo en su duro trabajo no recibía ni una simple felicitación por los que mandaban. Pero no sólo era en el trabajo, también se veía una actitud egoísta en su familia, que mostró una actitud ruín y desinteresada cuando Gregor dejó su trabajo.

En cuanto a los aspectos formales y estilísticos, la obra se caracteriza por la objetividad del autor y el detallismo. Vemos evidenciada la objetividad en la figura del narrador, ya que se trata de un narrador en tercera persona que relata la historia sin dar su opinión, sólo contando lo que sucede. Si fuera un narrador en primera persona, no estaríamos hablando de esta característica.

La Metamorfosis de Franz Kafka tiene un carácter autobiográfico ya que brillan en ella muchos aspectos de la vida personal del checo como, por ejemplo, la exigencia de sus superiores.

















También la obra desprende aires dramáticos ya que el protagonista de la obra, Gregor Samsa, se encuentra encarcelado bajo las órdenes del apoderado y de su familia.

El tiempo de la novela es lineal, sin ningún salto en tiempo, ni hacía delante ni hacia atrás, que haga distorsionar la obra.
El espacio donde transcurre la historia es cerrado ya que la mayor parte de la obra sucede en la casa.

La obra se divide en las tres clásicas partes: planteamiento, nudo y desenlace. Este fragmento pertenece a la primera de ellas, en el cual se realiza la extraña transformación de Gregor que nos deja a todos los lectores boquiabiertos y se hacen desde la familia como de la empresa distintas opiniones,

El estilo de esta obra no es el estilo más bonito que tu podrás encontrar pero sí de los más directos ya que el autor no quiere embellecer su obra sino contar los relatos sin titubeos, o como se dice en el lenguaje futbolero "cortita y al pie". Una de las características que hace que veamos mejor como el estilo es directo es claro es la abundancia de verbos que le dan a la historia mucha acción, y la poca presencia de adjetivo y sustantivos.

En cuanto a los personajes, en este fragmento aparecen dos, Gregor Samsa, el protagonista durante toda la historia y el apoderado. Gregor es una persona convertida al principio de la obra en insecto no se sabe muy bien cómo, que trabaja para poder sacar su familia adelante y yo diría que esta explotado. Por otra parte,  encontramos al apoderado, todo lo contrario a Gregor, jefe egoísta y desconfiado que no pensaba más allá de que sus empleados rindieran al máximo.

En este fragmento, además, vemos varios aspectos a reseñar ya que también están presentes en el resto de la obra como por ejemplo la abundancia de narración, de diálogos y de descripciones, ya que al fin y al cabo, la obra consta de una sintaxis muy compleja con oraciones largas y mucha subordinación.

Para terminar, vamos hablar de las figuras retóricas encontradas en el fragmento, que son muy escasas. Resaltamos la paradoja que podemos ver cuando se dice "Se  produjo un golpe fuerte, pero no fue un auténtico ruido" y las continuas interrogaciones retóricas: "¿Por qué había sido condenado Gregor a prestar sus servicios en una empresa en la que al más mínimo descuido se concebía inmediatamente la mayor sospecha?" "¿Es que todos los empleados, sin excepción, eran unos bribones?". Por último también podemos ver un simbolismo que refleja el poder con las botas de charol del apoderado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario